top of page

DESCUBRE CÓMO LA MENOPAUSIA PUEDE CAMBIAR TU VIDA SEXUAL: Lo que necesitas saber.

Redacción

Dra. Liliana Maya R.

Investigadora principal

Carlos Alberto Larrarte P.

Médico, coinvestigador

Especialistas en Medicina Alternativa


INTRODUCCIÓN.


La menopausia introduce cambios hormonales que afectan el bienestar físico, emocional, mental y social. Los síntomas varían ampliamente entre mujeres: algunas experimentan pocos inconvenientes, mientras que otras sufren molestias intensas que pueden persistir durante años y afectar su calidad de vida.




Durante esta etapa, varios síntomas pueden impactar la vida sexual. La sequedad vaginal, causada por la disminución de estrógenos, puede hacer dolorosas las relaciones sexuales. Los cambios hormonales también pueden reducir el deseo sexual. Además, sofocos y sudores nocturnos afectan el sueño y el estado de ánimo, y los cambios emocionales, como ansiedad y depresión, pueden influir en la libido. La disminución de la elasticidad de la piel y el dolor durante el coito son otros problemas comunes.



Los cambios hormonales también pueden reducir el deseo sexual.

La menopausia trae consigo cambios hormonales que pueden influir significativamente en las dimensiones física, emocional, mental y social del bienestar. La intensidad y naturaleza de los síntomas menopáusicos varían ampliamente entre individuos.


Algunas mujeres pueden atravesar esta etapa con mínimos inconvenientes o sin síntomas perceptibles, mientras que otras experimentan molestias intensas que pueden restringir sus actividades cotidianas y reducir considerablemente su calidad de vida. Además, en ciertos casos, estos síntomas pueden persistir durante varios años.


Durante la menopausia, varios síntomas pueden afectar la vida sexual de una mujer. Aquí te detallo algunos de los más comunes:


  1. Sequedad vaginal: la disminución de estrógenos puede causar sequedad, lo que hace que las relaciones sexuales sean dolorosas.



La disminución de estrógenos puede causar sequedad, lo que hace que las relaciones sexuales sean dolorosas.


Los procesos que mantienen el tejido vaginal sano y lubricado están relacionados con la producción de la hormona estrógeno. Los ovarios producen estrógenos, pero cuando la producción de estrógenos se reduce por cualquier motivo, puede hacer que el revestimiento vaginal se vuelva más fino y seco (Israel, 2024).


Es así, que durante la transición hacia la menopausia, es común que muchas mujeres experimenten sequedad en la vagina, lo que puede resultar en relaciones sexuales dolorosas. Además, pueden sufrir de rigidez en la entrada vaginal, junto con sensaciones de ardor, picor y una sequedad general conocida como atrofia vaginal.



Resequedad de la piel y del tejido epitelial vaginal.


Azcona (2007) argumenta que fueron realizados distintos estudios donde se manifiesta que alrededor del 50% de las mujeres sanas mayores de 60 años presenta síntomas relacionados con la atrofia vaginal, manifestándose fundamentalmente por una sensación de sequedad vaginal, prurito, irritación, cierto grado de quemazón e incluso dolor en las relaciones sexuales (dispareunia).


Por otro lado está Goncharenko et. al.(2019) también afirmando que en varios estudios realizados, se demuestra que más de la mitad de las mujeres posmenopáusicas y casi 1 de cada 5 mujeres premenopáusicas experimentan sequedad vaginal, debido a cambios en la regulación hormonal, principal causa de la sequedad vaginal.


2. Cambios hormonales: la fluctuación hormonal puede disminuir el deseo sexual y afectar la libido.


El bajo deseo sexual en la mujer en climaterio, está asociado a la disminución de las hormonas sexuales, tanto de los andrógenos suprarrenales como ováricos y al cese de la producción de estrógenos ováricos; sin embargo, la respuesta sexual es multifactorial y multidimensional, por lo tanto, depende de aspectos biológicos, psicológicos y sociales (Espitia de la Hoz, 2018).




La fluctuación hormonal puede disminuir el deseo sexual y afectar la libido.


Hay que tener en cuenta que, el deseo sexual en las mujeres tiende a variar a lo largo de su vida debido a diferentes factores. Estas fluctuaciones en el libido suelen estar relacionadas con momentos significativos como el inicio o término de relaciones amorosas, así como eventos importantes en sus vidas, tales como el embarazo, la llegada de la menopausia o el enfrentamiento de enfermedades. Estos cambios son una parte natural del desarrollo y la adaptación personal a las circunstancias cambiantes.


3. Sofocos y sudores nocturnos: estos pueden hacer que el sueño sea intermitente e incómodo, afectando el estado de ánimo y la energía.


Los sofocos ocurren cuando los vasos sanguíneos cercanos a la superficie de la piel se dilatan para refrescarse. Esto causa que la cara se ponga colorada o se ruborice. A veces las mujeres también sudan para refrescar su cuerpo. Además algunas mujeres tienen el ritmo cardíaco acelerado o también escalofríos. 


 Los sofocos son el síntoma más frecuente de la menopausia y perimenopausia.


Los sofocos (golpes de calor) son el síntoma más frecuente de la menopausia y perimenopausia. Los sufren más de dos tercios de las mujeres Norteamericanas durante la perimenopausia, y casi todas las mujeres a quienes se les induce la menopausia o que sufren de menopausia prematura (Clevelandclinic, 2006).



 Los sofocos son el síntoma más frecuente de la menopausia y perimenopausia.


La mayoría de las mujeres menopáusicas están familiarizadas con los sofocos (la aparición repentina de calor que aumenta rápidamente, a menudo acompañada de sudoración, palpitaciones, mareos, fatiga y/o ansiedad), que son mucho más debilitantes de lo que su nombre sugiere.


Hasta el 80% de las mujeres sufren estos sofocos durante la menopausia, una época en la que los niveles fluctuantes y finalmente descendentes de la hormona estrógeno provocan el cese permanente de la menstruación y la fertilidad natural. Además, recientemente los investigadores han identificado un grupo de neuronas en el hipotálamo del cerebro responsables de desencadenar estos sofocos (Nationalgeographic.es, 2024).


4. Cambios emocionales: la menopausia puede venir acompañada de cambios de humor, ansiedad o depresión, lo que puede afectar el interés en la actividad sexual.



La menopausia puede venir acompañada de cambios de humor, ansiedad o depresión, lo que puede afectar el interés en la actividad sexual.


En el ámbito psicológico, durante ciertas etapas como la menopausia, es común que las mujeres experimenten una serie de síntomas desafiantes. Estos incluyen ansiedad, depresión, irritabilidad, sentimientos de inseguridad, miedo y desconfianza.



 Se presenta ansiedad, depresión, irritabilidad, sentimientos de inseguridad, miedo y desconfianza.


También pueden presentar cambios en la memoria, sentimientos de inferioridad y, especialmente, problemas de insomnio al inicio del sueño, conocido como insomnio precoz. Este último es particularmente impactante, ya que afecta significativamente la calidad de vida diaria. La conexión entre las hormonas y la serotonina durante esta fase puede incrementar la susceptibilidad a episodios depresivos. Todos estos factores contribuyen a que este período sea particularmente complejo para muchas mujeres.




En la menopausia hay problemas de insomnio al inicio del sueño, conocido como insomnio precoz.


Investigadores como Serpa, et. al., (2009), abarcan el estado de ánimo , como irritabilidad, disforia, ansiedad y tendencias depresivas, que se podrían explicar por la acción reguladora sobre los niveles de serotonina y dopamina que ejercen los estrógenos….. al disminuir los niveles de estradiol se incrementan los de FSH (hormona folículo estimulante), con repercusión directa en la ansiedad.




5. Disminución de la elasticidad de la piel: los cambios en la piel y la pérdida de elasticidad pueden afectar la imagen corporal y la confianza, lo que a su vez puede influir en la sexualidad.


Entretanto Tapia (2001) hace la observación afirmando que la deficiencia estrogénica subsecuente provoca una serie de cambios orgánicos que incluyen un descenso del colágeno cutáneo y un envejecimiento de la piel. En la menopausia disminuye su funcionalidad, produciendo menos grasa, menos sudor, reduciendo parcialmente su temperatura y aumentando la permeabilidad y reactividad vascular.


La deficiencia estrogénica subsecuente provoca una serie de cambios orgánicos que incluyen un descenso del colágeno cutáneo y un envejecimiento de la piel.


El envejecimiento cutáneo durante la menopausia es un fenómeno complejo influenciado por una variedad de factores tanto internos como externos. Factores endógenos como la genética y los cambios hormonales (disminución de los estrógenos), junto con elementos exógenos, principalmente ambientales, juegan un papel crucial en este proceso.



El envejecimiento cutáneo durante la menopausia es un fenómeno complejo influenciado por una variedad de factores.


A medida que la piel envejece, experimenta un adelgazamiento progresivo y atrofia, lo que contribuye al aumento de la sequedad, la fragilidad cutánea y la aparición de arrugas. Una causa clave de estos cambios es la reducción en el contenido de colágeno de la piel, que también se vuelve más rígido y menos soluble, disminuyendo su capacidad para degradarse enzimáticamente. El colágeno es esencial para la piel, ya que proporciona resistencia y elasticidad(Castelo, et. al., s/f).



El colágeno es esencial para la piel, ya que proporciona resistencia y elasticidad.



6. Dolor durante el coito: Además de la sequedad, la disminución del estrógeno puede llevar a la atrofia vaginal, haciendo que el sexo sea doloroso.


Las relaciones sexuales dolorosas en la menopausia se presentan con cierta frecuencia, debido al déficit de las hormonas femeninas o estrógenos. La disminución en la producción de estrógenos ocasiona sequedad y pérdida de elasticidad en la vagina que se suele agravar con el aumento de la edad. Es frecuente también sentir ardor al tener relaciones (García, 2024).



El dolor durante las relaciones sexuales en la menopausia, conocido como dispareunia.


El dolor durante las relaciones sexuales en la menopausia, conocido como dispareunia, está vinculado a alteraciones físicas y hormonales típicas de esta etapa, que incluyen la disminución de los estrógenos que conlleva a una resequedad vaginal ocasionado a su vez por el adelgazamiento del grosor y elasticidad del tejido vaginal, que se traduce en dolor. Además, se suma a ello una disminución en la percepción y sensibilidad al contacto sexual, lo que resulta en incomodidad y dolor.


Para manejar estos síntomas:


Desde la Medicina Natural:

  1. Kit menopausia

  2. Aplicación de cristales de penca de sábila


Té Matcha Ceremonial y Maca Peruana para aminorar y calmar los síntomas de la menopausia.


 Té Matcha Ceremonial y Maca Peruana para aminorar y calmar los síntomas de la menopausia.


Aplicar de manera tópica, cristales de penca de sábila.


Desde La Medicina Alopática

  1. Terapias de reemplazo hormonal (estrógenos sintéticos)

2. Lubricantes farmacológicos



Estrógenos sintéticos para terapia hormonal de reemplazo.



Comunicación con la pareja.


REFERENCIAS BIBLIOGÁFICAS.


ISRAEL, M. (2024). Sequedad vaginal: por qué ocurre y qué se puede hacer al respecto. Recuperado en: https://helloclue.com/es/articulos/ciclo-a-z/sequedad-vaginal-por-que-ocurre-y-que-se-puede-hacer-al-respecto

GARCÍA, J. (2024). Dispareunia. Recuperado en: https://ginecologovigo.com/ginecologia/dispareunia-relaciones-dolorosas/

GONCHARENKO, V. ET. AL., (2109). Sequedad vaginal: perfiles individualizados de pacientes, riesgos y medidas paliativas. Recuperado en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30984316/


ESPITIA DE LA HOZ, F. (2018). Fisiopatología del trastorno del deseo sexual en el climaterio. Recuperado en: . http://www.scielo.org.co/pdf/rmri/v24n1/v24n1a10.pdf

CLEVELAND (2006). La Menopausia y Los Sofocos. Recuperado en: https://www.clevelandclinic.org/health/sHIC/doc/s10087.pdf (2006).

SERPA, M. (2009). Sexualidad y menopausia: un estudio en Bogotá (Colombia). Recuperado en: https://www.redalyc.org/pdf/806/80615419007.pdf)

TAPIA, G. (2001). Menopausia y piel. Recuperado en: https://www.actasdermo.org/es-menopausia-piel-articulo-13019155 

NATIONATGEOGRAFHIC (2022). ¡Es posible curar los sofocos? Puede que estemos cada vez más cerca. Recuperado en:



 


12 visualizaciones0 comentarios

Opmerkingen


bottom of page